Respuesta a Salvador Sostres (Insigne Columnista)

En respuesta a cierto artículo titulado “Estudiar Matemáticas” donde el polémico columnista Salvador Sostres afirma categórico que realmente es una disciplina que no sirve para nada.

El descubridor de la Verdad sobre la matemática

El descubridor de la Verdad sobre la matemática

Pues desde Ertipodematemáticas queremos darle a esta joya de la literatura contemporánea, heredera de Larra, Reverte, Campmany y otros tantos una humilde respuesta.

Allá vamos:

Querido columnista. Como profesor de matemáticas me gustaría invitarte a reflexionar sobre tu columna de hace pocos días, alegremente titulada “Estudiar Matemáticas no Sirve de Nada”. Vaya. Rotunda afirmación. Debes conocer la temática a fondo para asegurar que, efectivamente, ésta con la que me gano la vida es una disciplina vacua, carente de significado. “Son subcultura”, añades con tonillo de superioridad (no creas que no me doy cuenta), a la vez que resaltas el núcleo nuclear de la cosa en sí, dejándolo claro con la sentencia “no sirven para nada”.

Creo que podemos rebatir sobre todo esa última frase. Quitarte el resentimiento hacia esta disciplina. Verás que sí. Allá vamos.

Como sé que eres hombre de letras, aficionado a la Historia, te propongo un viaje temporal para conocer a fondo tus probabilidades de supervivencia sin la maravillosa herramienta que son las matemáticas. Vamos a ello. Observa, no obstante el astuto juego de palabras cuando acabo de emplear la palabra probabilidad en un contexto que versará de matemáticas. Canela en rama, oye. Ah, por cierto… toma apuntes si lo deseas.

Si hubieras nacido en el Paleolítico te hubiera venido bien saber algún concepto básico, como por ejemplo, el arte de contar. La génesis de las matemáticas es el recuento, que a su vez fue un mecanismo de selección natural entre quienes al ver digamos cuarenta pisadas de bisonte juntas sabían que no sólo había un único ejemplar al que enfrentarse. Muchos debieron morir por no llevarse una, estoy seguro.Tampoco te hubiera venido mal conocer el concepto de circunferencia y de radio, a la hora de rodear a la presa para darle caza. Cosillas simples que fueron tecnología punta en su época, fíjate.

En cualquier caso, podrías haber sobrevivido recolectando bayas y tal, con lo cual hubieras llegado al Neolítico, donde sin duda hubieras abandonado la vida de cazador-recolector para dedicarte de pleno a la vida sedentaria empleando las últimas técnicas de supervivencia de la época: la agricultura. Lamentablemente habrías necesitado a un hechicero, chamán o sacerdote de la época, quienes casualmente vivían de ver las estrellas y sabían cuándo sembrar y cuándo cosechar. Estamos ante unos privilegiados que escrutaron el concepto de calendario. Éste será pulido por las civilizaciones mesopotámicas y es  una idea tan afinada que ha llegado hasta nuestros días más o menos intacta. ¿Nunca te has preguntado por qué contamos minutos y segundos de cero a sesenta?  Te aseguro que la respuesta es apasionante.

Sin embargo no dejes de advertir que en esos tiempos el empleado habrías sido tú, y no el que escruta los cielos. Tu habrías sido el oscuro Cascó. Durante al menos unos cuantos milenios.

Pero seamos optimistas. Supongamos que hubieras sobrevivido como edecán de algún chamán que te dejara comer algún grano de trigo que otro. Y las bayas, no te olvides de ellas. Desde el Paleolítico habrías cogido maña en el asunto de recolectar.

Avancemos un poco más en este viaje mágico. Estoy seguro que vas pillando el quid de la cuestión, o sea, la clave del asunto, amigo mío; por tanto voy a meter la directa, que tampoco es plan de aburrirte. ¿Sabrías que habrías muerto de peste en Atenas por no saber interpretar las indicaciones del oráculo de Delfos?  La anécdota es muy conocida. Triplicar el volumen del altar de Apolo. Casi nada al aparato. Por otra parte Tales te hubiera mostrado cómo calcular la altura de la pirámide sin subirse a ella a medir y te hubiera ganado una hipotética apuesta (el de Mileto, un trile cualquiera). ¡Ah, y posiblemente hubieras llamado palurdo a Eratóstenes cuando logró medir el tamaño de la Tierra con un palo y contando!

Por último, decirte que tus posibilidades laborales de un estatus acorde a ti, amiguete, habrían estado en esta época un poco de capa caída. Pa qué decirte que no, si sí. De guerrero no te veo, francamente, pero tampoco de asesor del Tirano de Siracusa. Nunca habrías salido en pelotas de una bañera gritando Eureka. Pero tampoco habrías valido para propio tirano en sí. Niet. Cualquier orfebre te la habría dado con queso. Mucho oro te hubiera costado la corona.

Me vas a permitir que saltemos muy rápido en el tiempo, porque el espacio apremia. Tampoco das como para que te dedique una oda, estoy convencido de que lo comprendes. Saltemos a Hipatia, Ptolomeo, Apolonio y tantos otros, la época medieval y el Renacimiento. Newton y Leibniz seguro que no te perdonan, así que en el fondo te hago un favor. De nada. De otros asalariados ignorantes como Tartaglia, Cardano, Fermat, Bernoulli (todos) y demás panda mejor ni hablamos. Digamos que el viejo yayo inglés los representa en conjunto. Y a Gauss y Euler, mira, mejor no te los cito. No sea que el viaje acabe siendo accidentado, y no sólo por las paradas propias de milenios de dieta de bayas.

Avancemos hasta la época contemporánea, sólo daremos alguna pincelada al tuntún. ¿Seguro que no sirve de nada estudiar matemáticas? Mira tu ropa; es química pura. La química es leyes, leyes y más leyes. Proporciones. ¡Ley de las proporciones múltiples al rescate! Y es sólo un ejemplo. Claro que puedes usar un taparrabos. O mejor dos, por si acaso. Con esas pintas imagina que viajas a Nueva York. Reza para que la dinámica de fluidos (el aire es un fluido) tenga un repertorio de ecuaciones amplio y que haya gente con ganas de resolverlas. Algunos incluso se divierten con ello. No te rías, no son raros frikis. O rara avis, que seguro que estás más cómodo con la referencia a Horacio. Así que no te hagas cruces. Tú te diviertes escribiendo. Como ves muchas veces el resultado no dicta el motivo de la acción en sí.

Ahondando en esto, que sepas que sin ir más lejos yo te he leído porque George Boole, Charles Babbage, Ada Lovelace (hija de Lord Byron, no te creas que siempre hay una frontera letras/ciencias) y Alan Turing se empeñaron en investigar, muchas veces sin saber exactamente para qué, conceptos que sientan las bases de los modernos ordenadores. Con el que trabajas y con el que te leen.  Y no siempre fueron los matemáticos seres aburridos y sombríos. Paul Erdös te hubiera corrido a bastonazos al decir eso. Tampoco hubiera sido tan malo; quizás con eso tu número de Erdös hubiera crecido, no sé.

Ya enfilando el fin de esta réplica, como colofón, como te veo con ciertas hechuras propias de hombre de mundo, con cócteles, recepciones y premios literarios, en fin, que te imagino muy hecho a la vida social, me permito darte un consejo. Nunca te sorprendas si en esas fiestas alguien tiene la misma fecha de cumpleaños que tú. En serio. Si eres capaz, tu vete directo a los canapés. Por variar la dieta paleolítica.

En fin, que se me acaba el tiempo y el espacio. En estos medios digitales la gente lee muy rápido y hay que procurar no cansarles con rollos muy largos. Sabrás disculparme por el viajecito, que sé que ha sido un poco errático. Igual otro día con más detenimiento podemos recorrerlo más despacio. Yo trazo el itinerario, que para eso Euler inventó por hobby los grafos y de las provisiones te encargas tú. Casi 14.000 años que llevas recolectando bayas te tienen que haber dado una soltura magnífica en el asunto de las viandas.

Un cordial saludo etcétera…

Anuncios

3 Respuestas a “Respuesta a Salvador Sostres (Insigne Columnista)

  1. Pingback: Respuesta a Salvador Sostres (Insigne Columnist...

  2. Pingback: Como desperdiciar tu vida estudiando ciencias y practicando deporte

  3. Menudo anormal de capa y sombrero es Sostres. A alguien que habla de un terremoto con numerosas víctimas mortales como el de Haití denominándolo “limpieza de Dios” no le dedicaría yo más que palos.

    Gran respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s