Integrales (aparentemente) mal hechas…

Una de las cosas que más se olvida es que si bien la derivada de una función es única (salvo formas de expresarla, como la de la tangente por ejemplo), una integral es una operación que tiene por resultado muchas, muchas, muuuchas soluciones. Tantas como valores podamos dar a una constante, de hecho. Una integral tiene infinitas soluciones.

Una visión intuitiva del asunto es que la integral es la operación contraria a la derivación  y que la derivada de una constante es cero. Por eso escribimos siempre la (olvidada) contante de integración al acabar de operar:

integralesA

Y la solución es F(x)+1, F(x)+3/4, F(x) + 1.000.000…. lo que queráis.

Esto conlleva que la integral de una función sea un abanico de funciones parecidas, pero no iguales. Funciones que se diferencian en el valor que pueda tomar la dichosa constante de integración (La C). Por ejemplo.

integralesB

Comprobamos que efectivamente si hacemos el proceso inverso, esto es, si derivamos, el valor de la C es irrelevante. Puede valer 15 o Pi o un millón de trillones. Al derivar se anula, y el resultado vuelve a ser la función que antes integramos:

integralesC

Esto es una perogrullada que no obstante a veces la gente olvida. A un compañero en carrera se le olvidó la constante de integración al final del ejercicio y a pesar de que el resto estaba bien desarrollado le pusieron un cero. La excusa del original” profesor era que le había dado una solución de las infinitas que había (pues infinitos valores toma la dichosa C que olvidó) y en correspondencia le ponía la parte proporcional de la nota.

Sin embargo, este tema está más que trillado ¿A qué viene esto? Bueno, pues a que tiene más importancia de la que parece. En funciones polinómicas, la  C es lo que diferencia una solución de la integral de otra, pero mantienen todas ellas la misma “forma”, el mismo “cuerpo”. Sin embargo, esto no siempre es así cuando nos alejamos un poco de ellos, y nos metemos con las integrales de funciones trigonométricas, por ejemplo. Y ahí es donde quiero ir a parar.

Consideremos este ejemplo:

integralesD

Esta integral se puede resolver de varias formas. Podemos aplicar un sencillo cambio de variables (seno y coseno son función y derivada respectivamente) o se puede resolver considerando que es casi la expresión del seno del ángulo doble:

Es decir:

Primera forma:

integralesE

Segunda forma:

integralesF

Y aquí es donde les empiezan a veces los problemas. Saber si está bien una solución, la otra o las dos, regado con el hecho de que a la gente se la taladra en clase con que NO se olvide la constante de integración. Y normalmente nadie lo hace… hasta que se acaba la integral y hay que usar la expresión resultante para algo.

Pero volvamos a la comprobación de si ambas expresiones son solución de la integral. Normalmente, un razonamiento que se tiene es caer en la idea de que si ambas soluciones lo son, entonces su resta ha de ser cero, ya que…. ¡son la misma cosa!

Pero entonces ocurre el chasco, ya que este razonamiento es erróneo. Enseguida destapamos la liebre, pero primero veamos qué pasa si seguimos adelante con él. Por tanto, restemos ambas soluciones, a ver qué pasa :

integralesG

La conclusión (errónea, insisto) que se extrae de ésto es que como ambas soluciones restadas NO dan cero, sino 1/4, es que hemos metido la pata en alguna de las soluciones y que una está mal. Comienza entonces una búsqueda del fallo…. En vano.

¿Dónde está el truco? Pues que las dos soluciones son perfectamente válidas PERO sus constantes de integración NO tienen por qué tomar el mismo valor en ambas a la vez. Por tanto, no se pueden simplificar alegremente una con la otra. Para empezar, no debería haberla llamado C en ambas expresiones, pero esa es una de las manías que más abundan en estos campos, que llevan a errores de este tipo.

De hecho, si las llamamos C y K, por ejemplo, y considerando que no es necesario que C=K, se llega a que:

integralesH

Es decir, ambas soluciones coinciden si observamos que la constante de una de ellas será un cuarto más que la constante de la otra. Pero ambas son soluciones de la misma integral.

Podemos verlo gráficamente:

integrales1

Cuando ambas constantes son iguales, cero en este caso, las soluciones se diferencian en una cantidad que es constante. ¿Adivináis cuánto es esa diferencia? Exacto, en este caso es 1/4.

Si corregimos este hecho queda que…

integrales2

Las dos gráficas coinciden cuando la constante de una y otra se llevan 1/4 entre sí. (La roja tiene de C=0 y la azul superpuesta C=1/4)

La roja no se ve, tapada por la azul.

Esto mismo ocurre con los polinomios y con cualquier integral, lo que pasa es que con las funciones trigonométricas es muy común que aparezcan soluciones aparentemente diferentes en forma pero que en el fondo sean la misma. La culpa la tienen la cantidad de formas que hay de resolverlas usando la trigonometría. Así que no os asustéis cuándo resolváis integrales de este tipo y vuestras soluciones no coincidan de forma clavada con las de vuestros compañeros…. ¡puede que hayáis seguido caminos alternativos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s