¡Ollas Cuadradas!

¡Hola a todos! Resulta reconfortante volver a escribir en el blog, que he tenido abandonado estos últimos meses. Lo lamento de veras. Aunque sin duda la responsabilidad de ello es mía, este aparente abandono no ha sido voluntario y se ha debido a diversos factores relacionados con mi vida laboral. Veréis, este verano participé en la oposición de Andalucía de secundaria, en la especialidad de matemáticas. La verdad es que me salió muy bien y decidí descansar ese verano de mates y números. En agosto creo recordar que llegaron las notas y acabé muy bien posicionado aunque no logré plaza porque no tenía experiencia laboral más allá de academias (que no cuenta) y similares. Noveno o así de mi tribunal y había cuatro plazas solamente (por tribunal). No obstante, un futuro de buen interino para coger esos puntitos de experiencia necesarios se abría ante mis ojos….

Nunca vendáis la piel del jabalí antes de haberlo cazado…


Resulta que en Andalucía priman ante todo la experiencia. No es una mejora en puntos, no. Llaman a los interinos atendiendo a ello exclusivamente pasándose por el arco del seno la nota que se pueda haber sacado en oposición.
Así que igual están disfrutando de un cenutrio que rascó un cinco pelado hace años, cuando se ataban perros con longanizas en toda España y se coló mogollón de gente al socaire del elevado número de plazas que se ofertaban (en un año de esos yo hubiera logrado una plaza).
Pero bueno….
Por suerte he logrado trabajo como profesor de programación dando un curso de HTML, CSS, JavScript, PHP y AJAX a desempleados aquí en mi tierra pucelana. Y claro, esto ha hecho que me tenga que centrar más en confeccionar un juego de ejercicios de programación que en las matemáticas. Mil perdones. Prometo que intentaré que no vuelva a pasar XD.

Pero basta de lloros. Al tema. El tema que os traigo hoy es….

“¿Por qué no hay (de forma general, en realidad haberlas, haylas) ollas de sección cuadrada?”


(Por sección nos referimos a que si las cortamos con un plano paralelo a su base se obtenga un corte con forma de cuadrado.)
Uno podría pensar que es para evitar que la comida se quede inaccesible en las dichosas esquinas, pero no parece razón suficiente. Pensad que también tienen ventajas, como por ejemplo que si queremos volvar el contenido de una olla en otro recipiente, el ser cuadrada tendría ventajas, ya que se podría usar la esquina a modo de riel y lograr un flujo constante. Esto es algo dificilillo con recipientes cuadrados y si no, que alguien me diga si no ha manchado la encimera al intentar meter lo que quedaba de una sopa en un tupper por ejemplo.
No, la razón es geométrica. Simple, pero bonita manera de meter la geometría en la cocina.
En una olla cuadrada se verificará que la diagonal será siempre mayor que cualquiera de los lados de la olla. Esta es una propiedad fundamental de los triángulos rectángulos. De los tres lados, inequívocamente el mayor de ellos será la hipotenusa. Es algo lógico de ver analizando el Teorema de Pitágoras :

piti_ollas
pitagoras-formula

Supongamos h,x,y mayores que cero. Supongamos que x es mayor que h. Entonces ya se cumple que la raíz del cuadrado de x es mayor que h. Entonces no es posible el teorema de Pitágoras porque implica que h es mayor que la raíz del cuadrado de x. Cambiando x por y obtenemos exactamente la misma contradicción. Como el Teorema de Pitágoras es verdadero, es nuestra hipótesis la que falla. Efectivamente que h es la mayor de la terna x,y,h.
¿Y qué tiene que ver nuestra bonica hipotenusa con todo esto? Muy simple, que como la hipotenusa es mayor que cualquiera de los lados, la tapa cabe por el agujero de la olla. Es decir, se puede colar la tapa (aunque sea parcialmente) dentro de la misma, si se llega a mover por acción, por ejemplo, no sé yo, quizás de ponerla a hervir demasiado fuerte.
No obstante con la clásica olla cilíndrica (más o menos) de la abuela esto NO pasa. En ella la abertura es un círculo, que como todo el mundo sabe tiene un diámetro constante. Si el diámetro de la tapa es un poco mayor (para encajarla) o sencillamente igual que el de la olla, la tapa jamás se escurrirá por dentro del recipiente. Nuestros guisos estarán a salvo de quedarse en esquinas pegados o de contaminarse con polvillo y suciedad que pudiera haber en la tapa… que precisamente existe, entre otras cosas, para preservar al contenido del exterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s